domingo, 15 de abril de 2018

ESTAMPA CAUDETANA. El Graffiti


ESTAMPA CAUDETANA.
EL GRAFFITI.

Si caminas por el paseo-avenida de la Virgen de Gracia camino de su Santuario, nada más dejar atrás el monasterio de las Madres Carmelitas de clausura, «las encerrás», las llaman en este pueblo, allí tirado, de un lado a otro, en mitad del camino, ocupando todo el paseo, allí está el graffiti, anagrama que habla de amor. Una gran letra, la primera del alfabeto, sirve de cobijo a un corazón y, fuera de ella, a la derecha y abajo, dos letras en mayúscula «G.I.».

Y el corazón,

¿Qué puede significar?
¿De qué nos quiere informar? ¿Qué piensas tú que nos quiere decir?
- ¿Cuál será la razón de ese grito silencioso, callado, humilde, imprimado en las duras losetas del solado del paseo, hasta hacerse alfombra para el ser amado y  para todo viandante?
- ¿Cuál será la razón que empuja desde lo más hondo de alguien, para que todos, al verlo, oigan el gran grito que da?
- Pero, solo a otro alguien muy especial, solo para él, va dirigido el sentimiento íntimo del alma que, no cabiéndole dentro, se proyecta fuera.
-
- Y si es así:
-
- ¿Es G.I. quien grita (💚A...) ofreciéndose, todo corazón, TODO AMOR, a su ser amado?, y lo firma con sus iniciales.
- O, acaso, ¿es un quidam que se hace donación y entrega total a G.I. (A💚G.I.)?
-
¡Qué más da! En esto del amor como en aquello de la política del siglo XV-XVI, «tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando».
- Ahí te dejo constancia de un hecho que dice, que dice MUCHO, y no al oído de un escuchante, sino a todo el mundo que pasa y pisa lo dicho.
- Ya lo sabes, esta estampa la tienes a tu disposición en el Paseo que te lleva al Santuario de la Virgen de Gracia nada más pasar, dejando atrás, el monasterio de «LAS ENCERRÁS», Las Madres Carmelitas de Clausura. Date una vuelta por allí y lo verás, con tus propios ojos lo verás y, si te abstraes un poquico, hasta lo oirás.

Cargado con  mucho afecto se te acerca mi saludo, mis

          ¡¡¡¡¡¡BUENOS DÍAS!!!!!!
15.4.2018 Domingo. P. Alfonso Herrera O. C.

No hay comentarios: